Adicciones:
“¿Mecanismo de Evitación o Afrontamiento?”

La adicción es definida como la dependencia que se genera hacia una sustancia, comportamiento o relación con una persona.
Los factores que juegan para que una persona llegue a ser adicta tiene diferentes vertientes. Una de ellas es, desde el pensamiento sistémico, cómo cada individuo interpreta y reacciona de forma subjetiva y objetiva ante las vivencias que tiene con su entorno laboral, familiar y social. En estos contextos si la conflictividad es dolorosa y continua, puede derivar en una forma de resolver problemas con mecanismos de evitación, para algunos y de afrontamiento para otros, donde el consumo y posteriormente la adicción, aparece como un salvavidas para evitar pensar que, en realidad, se está afrontando el problema consumiendo.
Los factores desencadenantes a nivel relacional familiar pueden ser: el divorcio emocional entre padres e hijos, una crisis profunda de la pareja, incluido en algunos casos la separación o divorcio, una gran dificultad afrontar una pérdida o duelo, padecer una enfermedad física o psiquiátrica, una situación de maltrato, etc.

Cuando el desencadenante es laboral puede ser el despido, el Síndrome de Burnout, desempleo crónico, conflictividad laboral continua, entre otros.
A nivel social, un desencadenante puede el entorno de amigos que consumen, grupos de pertenencia social que consuman sean culturales, religiosos y también aislamiento social, entre otros.
A nivel individual el desencadenante puede ser: los efectos buscados que producen las sustancias, como el alcohol para un trastorno de ansiedad, las anfetaminas o la cocaína para un estado depresivo, las benzodiazepinas prescritas por el médico para calmar un insomnio crónico y también la búsqueda de desinhibición en personas con fobia social a través del cannabis y el alcohol.
Para todas las personas, evadir o afrontar sus emociones y sentimientos mediante el consumo sea de sustancias o sea de forma comportamental abusiva o adictiva, constituyen una válvula de escape en la que sienten, erróneamente, que tienen el poder de refugiarse y controlar la situación de consumo.
Por lo general, la mayoría de las personas no suelen ser conscientes que están entrando en un abismo y arrastrando también a todo su entorno con él.
Las consecuencias del consumo abusivo o adicción, incluye entre otras: el aislamiento social, problemas de memoria, alteraciones de los ciclos biológicos (sueño, comida, etc.), descuido de la imagen y el cuidado personal, anhedonia, irritabilidad, problemas en las relaciones laborales y problemas académicos, pérdida del control de impulsos, estados de agresividad y /o de depresión y problemas físicos y psíquicos diversos.
En ITAD, desde nuestro Enfoque Sistémico Constructivista Integral abordamos el problemas de las adicciones tanto a nivel individual, familiar, como grupal, mediante los siguientes pasos:

  1. Atendemos la demanda solicitada por la familia, la pareja o la persona adicta.
  2. Evaluamos la situación de la persona que presenta un posible abuso o dependencia a la sustancia, al comportamiento o las personas (dependencia emocional).
  3. Evaluamos también la posible presencia de alguna Patología Dual (Adicción y Trastornos de la Personalidad, Adicción y Trastorno Bipolar, Adicción y Trastorno de Conducta Alimentaria, Adicción a otras drogas, entre otros) las cuales se proceden a tratarlas de forma conjunta.
  4. Iniciamos un programa de Desintoxicación Ambulatoria en la mayoría de los casos, pero si existe gravedad de la adicción, se indica ingreso y tratamiento hospitalario o en una clínica especializada en adicciones.

En los casos en los que el paciente lleva una o dos semanas de abstinencia aproximadamente, iniciamos un Programa de Tratamiento Ambulatorio de Deshabituación que incluye psicoterapia individual, familiar y grupal.

  1. Una vez finalizada la desintoxicación, en aquellos casos que ha sido necesaria se continua con un Programa Integral para la Deshabituación y Rehabilitación. En esta etapa es necesario y de vital importancia que la persona reconozca su adicción y las consecuencias que le está generando a nivel individual y de su entorno.
  2. Realizamos un Genograma y construimos las hipótesis sistémicas de trabajo
  3. Se trabaja con la prevención de posibles recaídas.
  4. El Alta Terapéutica se consigue teniendo en cuenta los siguientes criterios:
    1. Abstinencia absoluta como mínimo un año
    2. Mejoría en las relaciones interpersonales y laborales,
    3. Desarrollo de diferentes y nuevas actividades de ocio alternativas al consumo,
    4. Autocuidado físico, alimentario y emocional
  5. Finalmente, se pasa a un programa de seguimiento periódico con una duración de hasta 4 años según el caso

 

Ni la evitación ni el afrontamiento mediante el consumo o abuso van a resolver los problemas que sufres.

Sea cual sea tu “mecanismo”, en ITAD podemos ayudarte.

Diana Julieth Oliveros Becerra

Diana Julieth Oliveros Becerra

Prácticas

Eduardo Brik

Eduardo Brik

Director ITAD

Categorias: Actualidad | Adicciones

Contenido Relacionado:

0 comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento del sitio web y mejorar nuestros servicios. Pulse el siguiente botón para aceptar su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de cookies o pulsando Modificar configuración.   
Privacidad