91 429 94 00 info@itadsistemica.com

La Familia de Origen del Terapeuta
– FOT –

Díalogo entre Eduardo Brik (Supervisor) y Francisco Hernández (Psicólogo/Alumno)

Preguntas a Francisco Hernández (psicólogo – alumno)

E.B: ¿Cuál es el impacto que ha tenido el FOT, como futuro psicoterapeuta sistémico? ¿Qué aspectos se han movilizado en ti y en tu entorno?

F.H: Si hago un repaso de la experiencia que ha supuesto el FOT sobre mi familia de origen, considero que ha sido un gran hito en mi vida, no sólo en mi formación profesional, sino también a nivel personal.

En primer lugar, el FOT me ha permitido profundizar en el conocimiento de mi familia de origen, en sus construcciones, sus dinámicas, las estructuras que la sostienen, etc.

Con el FOT me he dado cuenta de cómo han confluido en mí los roles de observante y observado, algo propio y específico del modelo sistémico – constructivista. Encontrarme en esta doble posición me ha llevado a ser consciente de lo que ocurría y ocurre en mi familia, dado que de esta forma pude verme a mí mismo y los problemas familiares de forma relacionada e integrada. Todos estos aspectos me han ayudado a entender el funcionamiento del sistema familiar de origen, pero también el lugar que ocupo dentro del mismo.

En segundo lugar, el FOT me ha inducido a deconstruir las narrativas familiares, es decir “la verdad oficial” que existía o que yo construí. Esto fue posible porque el FOT es una experiencia que se vive rodeado de, al menos, dos sistemas de pertenencia: 1) el sistema familiar de origen, y 2) el sistema del master (los compañeros – colegas de promoción y supervisor). Este hecho me ha permitido comprender cómo la causalidad circular interviene en la construcción de los relatos familiares de lo que ocurrió, y ocurre, en mi familia.

En definitiva, los aprendizajes adquiridos, me han brindado una muy buena experiencia profesional, que me ha permitido aumentar mis conocimientos y herramientas como psicoterapeuta sistémico. Además, han supuesto una experiencia muy enriquecedora a nivel personal.

“La experiencia que ha supuesto el FOT sobre mi familia de origen, considero que ha sido un gran hito en mi vida”

La influencia de la familia en el consumo de alcohol en los adolescentes.
Eduardo Brik y Francisco Hernández

E.B: ¿Qué conclusiones, aprendizajes y cambios has experimentado a raíz de realizar el FOT?

F.H: Por lo que he comentado con otras personas que han pasado por esta experiencia, parece que el FOT nos aporta un sinfín de cambios, no solo al terapeuta que lo hace, sino también a los que lo acompañan en esta tarea. En mi opinión, lo más importante es que los cambios alcanzados son individuales e intransferibles, debido a que nadie llega al FOT en el mismo punto vital o profesional. En mi caso, el aprendizaje más significativo ha sido adquirir la capacidad de afrontar emocionalmente relaciones complicadas; es decir, el FOT me ha ayudado a hacerme cargo de situaciones difíciles, pasadas y presentes, vividas en mi familia y en mi comunidad: miedos e inseguridades que se habían generado alrededor de ella, de las relaciones de pareja, situaciones de crisis en las relaciones que no se habían hablado, etc. Por decirlo de una manera prosaica, he aprendido a enfrentarme a fantasmas y temores del pasado que difícilmente podría haber abordado de otro modo. Otro aprendizaje vital ha sido entender el FOT como un proceso de aprendizaje, y no como un producto a exponer.

Esta idea de proceso es propio de la Terapia Familiar Sistémica, y parte de la base de que el proceso de cambio se entiende como un transitar hacia lo buscado, con la parsimonia propia las personas que conforman un sistema, y no tanto como una búsqueda de soluciones rápidas e inmediatas. Como decía el prestigioso terapeuta familiar Carl Whitaker “es más importante el proceso y no el progreso”. De esta manera, he comprendido el FOT como un paso que forma parte de mi evolución profesional y personal. Creo que todo lo que podamos aprender durante el FOT nos llevará a afrontar nuestra profesión desde una perspectiva diferente y más sana, con “menos máscaras” ante las familias que tenemos que atender. En definitiva, nos ayuda a los terapeutas sistémicos a aceptarnos a nosotros tal cual somos o tal cual queremos ser, y así es más sencillo ayudar a las familias a encontrar soluciones.

E.B.- ¿Has encontrado algún hecho particular en los FOT de los compañeros, y en el tuyo propio, que te haya hecho pensar, que hay relación entre la historia familiar y la elección de hacer la formación en Terapia Familiar Sistémica?

F.H: Realmente esta es una pregunta bastante difícil de contestar. Además es algo de lo que este año hemos hablado en varias ocasiones durante las sesiones del FOT, sin que hayamos conseguido llegar a una respuesta clara.

Alfredo Canevaro decía que la mayoría de las personas que nos dedicamos a la sistémica tenemos una relación “algo especial” con nuestras familias de origen, y que durante el FOT aparecen las verdaderas razones por las que nos queríamos dedicar a la Terapia Sistémica. En relación a esta reflexión, puedo decir que este año he percibido que en la mayoría de los casos de FOT, existe un alto grado de sufrimiento vivido en las familias de origen. Algo me dice que algunas experiencias familiares han sido para nosotros especialmente relevantes y traumáticas, aunque no sé si todos sus miembros las han vivido con la misma intensidad.

Otro elemento que observé es que, las personas que hemos expuestos el FOT, hemos desarrollamos un papel importante en nuestras familias de origen; principalmente funciones de sostén y apoyo emocional en los momentos difíciles, y muchos de nosotros hemos sido participantes activos de:

(1) triangulaciones que hicieron nuestros padres con nosotros;

(2) en caso de padres separados, hemos sido parte de diadas relacionales enfermizas que no permitían diferenciarnos claramente de nuestra familia de origen;

y (3) en el caso de haber huido de nuestra familia de origen, hemos generado relaciones externas significativas, tanto con parejas, hijos u otras personas, donde provocamos una dependencia no sana, dado que aun llevamos la pesada “carga en la mochila” de los problemas familiares no resueltos.

Si hacemos un análisis más profundo, y desde un enfoque estructural, podríamos concluir que las personas que deseamos ser terapeutas familiares hemos formado parte de estructuras familiares disfuncionales. Desde un punto de vista más contemporáneo, podríamos hablar de que las narrativas familiares no son del todo satisfactorias para nosotros. En algunos casos, algunas de esas narrativas las seguimos arrastrando. Todo lo dicho se podría reducir a una clara motivación, que existe una necesidad de abordar el trabajo terapéutico desde un enfoque relacional, desde la circularidad y basado en nuestras experiencias familiares propias.

En definitiva, parece que hemos sufrido más de lo habitual, ya sea por las circunstancias que nos han acontecido, o por cómo hemos construido o interpretado dichas circunstancias, lo que ha desarrollado en nosotros altas dosis de resiliencia y cierto optimismo.

“Las personas que hemos expuesto el FOT, hemos desarrollado un papel importante en nuestras familias de origen”

Preguntas a Eduardo Brik (Supervisor):

F.H: ¿Cuál es la finalidad del FOT en la formación del master de terapia familiar sistémica de ITAD?

E.B: El objetivo central del FOT es que cada profesional pueda revisar la importancia de su historia familiar, cómo esta ha influido, y aún puede estar influyendo, en su vida de relación y en la construcción de su identidad y personalidad.

Esta historia se lleva a cabo haciendo foco en los hechos que sucedieron, o aun suceden en nuestras familias y en las personas más relevantes del entorno. Con esto pretendemos que cada alumno/-a pueda exponer su perspectiva personal sobre su familia, las dinámicas que acompañan, para que pueda cotejarla con otros colegas que le aportarán otros puntos de vista y así, establecer un dialogo que le confirme o le confronte los constructos que el profesional traía en su “mochila”.

Finalmente, el profesional como fruto del FOT construye una nueva narrativa familiar, no solamente lo hace durante la exposición, sino que su tarea continúa en casa.

En el FOT, el profesional habla lo más naturalmente posible de los problemas familiares no resueltos, de las dificultades que tiene para abordar dichos problemas, es decir que la persona “FOTIZADA” se encuentre más libre y cómoda con el entorno del FOT para abordar su historia familiar. Esto, en los casos de personas que nunca han hecho terapia, ni individual ni familiar, les supone una conmoción pero también una liberación y les va a facilitar la detección de qué cuestiones aún están pendientes y que puedan estar interfiriendo en el ejercicio de la psicoterapia, desechando lo que es disfuncional y manteniendo o generando nuevas formas que son funcionales y satisfactorias.

F.H: ¿Qué recomendaciones darías como supervisor a los profesionales que realizan el FOT?

E.B: Soy consciente que la preparación del FOT es un arduo trabajo, el profesional va a estar afectado porque esta tarea supone, por un lado tener un espejo por delante en cámara lenta de toda la historia familiar, incluyendo su participación en ella, y por el otro, la ansiedad de desvelar delante del grupo los secretos familiares e individuales. Sabemos en psicoterapia familiar sistémica que si no se genera un montante de ansiedad y sufrimiento no va a haber cambio. No pretendo con ello, pensar que con las recomendaciones que os daré los colegas “dejareis de estar nerviosos”, sino que esto puede ser una fuente alivio antes de la presentación.

Tener presente que cuentan de antemano con un grupo de colegas y un supervisor experimentado que los va a contener en los momentos difíciles, y los va a ayudar a visualizar, no solo el conflicto y el dolor que los acompaña, sino también a buscar alternativas. El grupo va a poner de relieve todas las capacidades resilientes que a veces no sabemos que tenemos.

Todos los que estamos en la sala hemos pasado o vamos a pasar por lo mismo en la exposición, aunque sabemos que el dolor es nuestro y posiblemente lo consideremos el más doloroso y difícil de todos. Quizá les alivie pensar que no tenemos la exclusiva del sufrimiento familiar e individual, aunque es verdad que, en algunos FOT, hemos observado un nivel de mayor sufrimiento que en otros, el cual será reconocido y validado.

Es necesario tomarse un tiempo suficiente para preparar la exposición.

Es necesario hablar con los familiares que les puedan aportar información interesante y no necesariamente con todos.

Focalicen sobre los hechos y aspectos relevantes del pasado, individuales y familiares.

No perder de vista la influencia de los aspectos culturales, socioeconómicos y el contexto social en el que hemos crecido. No olvidemos que el entorno es un factor importante en la vida de nuestra familia de origen y en la conformación de nuestra personalidad e identidad; ya que nos ayuda a construir gran parte de nuestras narrativas familiares, así como a conceptualizar los problemas por los que pasamos, las soluciones que dimos o damos a los mismos y, en definitiva, cómo hacemos frente a nuestra vida en los distintos aspectos que la conforman.

No vivan el FOT con vergüenza, sino como un momento en el que tienen que exponer una realidad que les tocó vivir, pero que al mismo tiempo provoca un cambio necesario. Si el FOT no es suficiente por el tiempo empleado, dada la complejidad de nuestro caso, a muchos colegas se les recomienda continuar esta tarea a través de una terapia familiar, individual o de pareja. En otros casos, se recomienda, al cabo e unos meses volver a hacer un nuevo FOT.

Rastreen y expresen todas las capacidades de resiliencia que tienen, y que les han permitido superar lo que han vivido.
El FOT es una oportunidad de reencontrarte contigo mismo y con tu familia de origen y la actual (si existe), por lo que se van a producir circunstancias que van a liberarte y a ayudarte a cambiar algunas cosas. En cualquier caso, estas circunstancias, te conducirán a emocionarte con facilidad, ya que toca aspectos muy sensibles de tu vida, admitiendo que la liberación de emociones en el curso del FOT es muy útil, dado que lo que estas contando contacta con tu emoción y no lo tienes disociado.

“En el FOT, el profesional habla lo más naturalmente posible de los problemas familiares no resueltos

F.H: ¿Desde cuando el FOT forma parte de la formación de los psicoterapeutas? ¿Por qué se empezó a tener en cuenta dentro de dicha formación?

E.B: Desde hace 25 años aproximadamente, cuando la psicoterapia sistémica salió de la primera cibernética y paso a la segunda cibernética, con los aportes del constructivismo y construccionismo social. Antes los terapeutas éramos observadores y técnicos de la terapia familiar, de las leyes sistémicas y de la teoría de la comunicación, éramos solo estratégicos pragmáticos de la comunicación humana o estructurales, por lo tanto todo lo veíamos desde afuera dando pautas, prescripciones, paradojas, terapias directivas, etc. pero, con la segunda cibernética, el observador era también observado e influido por la familia y no solamente un agente externo de cambio.

Todo este pensamiento nos condujo a pensar que los futuros terapeutas debían de conocer la historia de sus familias de origen y como ellos habían estado involucrados, como habían sido influenciado y como habían influenciado en sus familias, como habían abordado los problemas de la familia, que roles les habían encomendado y cuáles no.

De qué manera están diferenciados de sus familias de origen y como todo lo que paso en la familia ha contribuido a la formación de su personalidad.

El FOT permite liberarse de los conflictos familiares o facilita dicha liberación. Junto a esta fundamentación de la necesidad del FOT, se ha ido consolidado la idea de que, si la terapia sistémica es buena para las familias que vienen a vernos, algún tipo de análisis de la familia de origen de los futuros/-as terapeutas también sería beneficioso para estos.

F.H: ¿En qué consiste el modelo FOT de ITAD?

EB: Si bien existen distintas modalidades de cómo llevar a cabo el FOT, en ITAD hemos desarrollado en los últimos 20 años, un modelo de FOT que tiene en cuenta los siguientes aspectos:

1) Trabajo individual sistémico del alumno en la búsqueda de la historia familiar con una guía y metodología creada para tal fin.

2) Exposición narrativa y a través elementos audiovisuales, individuales y familiares (Presentación de Power Point, fotos, grabaciones y elementos metafóricos como poesías, refranes, dichos, cuentos, etc.).

3) Utilización del Role Playing y otras técnicas creativas para ayudar al profesional a afrontar situaciones difíciles y muy conflictivas.

4) Devolución y resonancias de los aspectos más relevantes cognitivos y emocionales que han observado los colegas y del supervisor, una vez finalizada la exposición.

5) Recomendaciones en cada caso para llevar a cabo en el futuro.

6) Expresión del profesional de cómo se ha sentido y qué aspectos relevantes se lleva.

F.H: ¿Podría realizar el FOT un profesional de la psicoterapia que no tenga formación sistémica? ¿Qué le aportaría?

EB: Es útil para cualquier profesional de la psicoterapia, dado que esta experiencia le permite trabajar con su historia familia, liberarse de las cargas familiares y poder sentirse más libre en las terapias. Sin duda, para un psicoterapeuta con formación sistémica será más fácil su preparación, pero en ambos casos el provecho será enriquecedor.

Eduardo Brik

Eduardo Brik

Médico Psicoterapeuta y Director de ITAD

Eduardo Brik .com
Francisco Hernández

Francisco Hernández

Licenciado en Psicología

¿Quieres recibir nuestros artículos periódicamente? Suscríbete a nuestra Newsletter

Share This