91 429 94 00 info@itadsistemica.com

En este artículo tiene como objetivo reflexionar sobre la infidelidad en la pareja desde un punto de vista sistémico, aportando una visión más rica y amplía a la hora de atender a dichas parejas.

Con este fin, en el artículo se desarrollarán los siguientes puntos:

En la época que estamos viviendo, se puede definir la Infidelidad como fenómeno de-constructor del amor moderno. El mayor problema que afecta a los matrimonios o parejas, es las expectativas que el otro u otra cubra todas nuestras necesidades.

Es por ello que se espera de la pareja que sea el mejor amante, el mejor amigo/a, nuestro/a compañero/a sentimental e incluso nuestro símil intelectual. Sentimos una gran decepción cuando esto no sucede.

La infidelidad es un forma problemática de intentar suplir una necesidad a nivel de la pareja, en este sentido, constituye un comportamiento sintomático, indicador de que algo va mal pudiendo ser a nivel de la relación de pareja o como una necesidad individual.

La dinamica de la infidelidad

La infidelidad conlleva que una persona, con una relación de pareja estable, esté implicada en un contacto intenso de duración variable con otra persona. La infidelidad no implica necesariamente relaciones sexuales.

La infidelidad conlleva sentimientos de culpa por la traición, temor a ser descubierto, miedo a perder lo que se posee, y proyectar su ira contra el otro/a, además hacer esfuerzos por justificarse.

La persona infiel, a través del conflicto y el enfado, aumenta la distancia emocional y/o sexual con respecto a su pareja, lo que disminuye su sentido de responsabilidad, manteniendo la distancia suficiente con el otro u otra, para permitir continuar con la aventura.

Ante esta nueva circunstancia de la pareja, surgen sospechas, menor confianza, mentiras y mayores conflictos; que a su vez llevan con frecuencia a situaciones de reencuentro sexual, seguidas de decepción y depresión o agravamiento del conflicto.

Señales que pueden indicar en su conjunto una infidelidad

  • Distanciamiento sexual y afectivo
  • Preocupación por las apariencias
  • Mentiras y contradicciones
  • Se critica lo que antes se admiraba
  • Mas viajes de lo habitual, sin el otro cónyuge
  • Uso diferente de internet y móvil (llamadas y SMS)
  • Cambios inesperados de rutinas
  • Ausencias injustificadas
  • Surgen intereses nuevos

¿Cuántos tipos de infidelidad existen?

Según Frank Pittman existen cuatro tipos de infidelidades:

  • Infidelidades aisladas, aquellas que ocurren de manera puntual o única.
  • Infidelidades habituales que tienen un carácter más recurrente, suelen ser múltiples, espaciadas o no en el tiempo, y están relacionadas con actitudes de conquista por parte de la persona infiel (Don Juan).
  • infidelidades estructurales presentes en parejas con un estilo de interacción disfuncional y con gran dificultad en resolver conflictos.
  • infidelidades románticas que se caracterizan por la necesidad de sentirse enamorado continuamente, teniendo una duración prolongada en el tiempo.

Posibles motivos que desencadenan la infidelidad:

La infidelidad constituye un mecanismo comportamental que provoca un distanciamiento con los miembros de la pareja, los hijos/as y las respectivas familias de origen, produciéndose diferentes sensaciones y sentimientos como por ejemplo: excitación, esperanza, deseo, decepción y engaño pero también miedo y culpa.

Crea un déficit en el nivel de intimidad que resulta malsano y tiende a tener efecto profundo y negativo sobre los individuos, el matrimonio y los niños de la familia (Moultrup 1990).

Los mensajes simbólicos y de la infidelidad desde el Enfoque sistémico

El enfoque sistémico nos permite acercarnos a los significados de la infidelidad en las parejas orientándonos en el abordaje terapéutico. Así la infidelidad puede ser entendida como:

  • Una señal de que la relación no va bien. Una infidelidad constituye un comportamiento sintomático; es indicadora de que la pareja como conjunto necesita algo más o algo diferente en su interacción, y en su vida en general; y por tanto necesita cambiar.
  • Un mensaje indirecto a la pareja. Una aventura amorosa puede ser un mensaje dirigido al cónyuge: un llamamiento de mayor atención, una sugerencia de cambio sobre cómo le gustaría que fuese la relación o un esfuerzo exasperarlo hasta hacerle abandonar el hogar.
  • Lucha de poder. La mayoría de las razones que motivan las infidelidades parecen originarse en los individuos más que en la relación conyugal. La infidelidad da lugar tener un poder sobre la pareja, lo que fortalece aspectos emocionales como por ejemplo la seguridad y autoestima.
  • Proceso de diferenciación. Atendiendo a variables individuales, la infidelidad conlleva un impacto positivo en el individuo (mayor autoestima, confianza sexual y autonomía) dado que las infidelidades no solo tratan de decepciones y traiciones, sino también de anhelos, ilusiones, búsqueda de conexión emocional, seguridad y libertad.

Puede formar parte de un proceso de individuación y autodescubrimiento, del deseo de recapturar partes pérdidas de uno mismo, y de recuperar energía en una fase de pérdida, tragedia. La infidelidad también puede representar, una manera de contrarrestar la desilusión, el vacío o la frialdad.

  • Lucha entre el amor y el deseo. Como parte de la condición humana, el amor y el deseo son variables que se pueden dar juntas o por separado. Puede haber amor y deseo, deseo sin amor, amor sin deseo.

La infidelidad está más estrechamente vinculada al deseo que al sexo, si bien las relaciones extraconyugales involucran casi siempre lo sexual, aunque no necesariamente.
Se puede iniciar una aventura atraídos por el deseo sexual, pero también por deseo de mayor intimidad, conocimiento, novedad, etc.

También es importante no perder la perspectiva de género. Se hace una distinción en las motivaciones principales entre hombres y mujeres a la hora de la infidelidad.
La razón principal para el hombre se relaciona con el sentido de derecho, en las mujeres la motivación se relaciona más con la decepción de la pareja. También como factores desencadenantes juega las presiones de la vida familiar que generan un alto estrés continuo y aspectos culturales del entorno que son más permisiva con la infidelidad y no la cuestionan. Como por ejemplo en las sociedades occidentales personas destacadas o relevantes en su ámbito profesional, no son cuestionadas públicamente y llega a tolerar la infidelidad como del ámbito privada.

Aspecto a tener en cuenta en la terapia de pareja sistémica

1. Despojarse de un modelo rígido, moralista o acusatorio.
2. Trabajar con los prejuicios o estereotipos propios frente a la infidelidad.
3. Escuchar las propias resonancias vinculadas a posibles conflictos previos familiares o individuales al tema.
4. Evaluar los diferentes tipos de infidelidad y su dinámica particular.
5. Emplear estrategias adecuadas de intervención sistémicas para cada uno de los tipos.
6. Escuchar a ambos miembros por igual.
7. No convocar al amante a pesar de las peticiones de uno de los miembros de la pareja.
8. Ayudar a resolver los problemas de la pareja y sino ayudar a iniciar el proceso de separación y divorcio.
9. Ver la infidelidad como un síntoma de disfunción del sistema de la pareja en muchos casos.
10. Buscar el perdón y la aceptación por ambos miembros de la pareja.

Conclusiones

La infidelidad supone una experiencia disociativa, devastadora para el individuo, la pareja y la familia. Genera una serie de sentimientos que abarcan desde los celos, la decepción, mucha ansiedad y culpa. Supone una experiencia desestabilizadora y demuestra la ineficacia para resolver problemas en la pareja, llegando a generar entre un 20 a un 30% de los motivos que llevan al divorcio.
El tema de la infidelidad incomoda bastante a los profesionales de la salud mental, de familia y de pareja. Es un tema delicado en la terapia de pareja dado plantea temas éticos, morales y culturales.
El sufrimiento implicado y la necesidad de trabajar con las emociones que genera la infidelidad suponen un nivel de exigencia muy alto para el profesional. La complejidad de los procesos intrapsíquicos e interaccionales implicados en la infidelidad demanda un modelo complejo y sensible para su entendimiento y tratamiento.

“El tratamiento sistémico de ITAD es un abordaje clave, para ayudar a resolver los problemas de pareja como por ejemplo una infidelidad, alcanzando un menor sufrimiento en los miembros de la pareja y en la familia en su conjunto.

BIBLIOGRAFIA

NAVARRO GONGORA, J.; PEREIRA MIRAGAIA, J. (2000) Parejas en situaciones especiales. Paidós, Terapia familiar. Barcelona

PITTMAN, F. (2003) Mentiras privadas. La infidelidad y la traición de la intimidad. Amorrortu editores. Buenos Aires-Madrid

Eduardo Brik

Eduardo Brik

Director de ITAD y  del “Máster en Terapia Familiar Sistémica”

Presidente “Asociación Terapias Sin Fronteras”

eduardobrik.com

Correo: eduardobrik@itadsistemica.com

 

Cristina Gil

Cristina Gil

Terapeuta de familia (FEATF)-Master en terapia Familiar Sistémica en ITAD.

Master en Gerontología Social y Especialista en Diagnostico e Intervención en problemas y necesidades sociales por la UAM.

Master en Psicología Infantojuvenil por ITEAP.

Share This