Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
91 429 94 00 info@itadsistemica.com

Anorexia Nerviosa desde la Terapia Familiar Sistémica

por 12 Jun, 2019trastornos Conducta alimentaria

La Anorexia Nerviosa es un trastorno psicológico en el que la ingesta de comida y el miedo a engordar, aun estando con un bajo peso, se convierten en el centro de atención y  funcionamiento de la persona.

Según Escolar- Llamazares y cols. (2017), la prevalencia de la Anorexia Nerviosa ha aumentado de forma exponencial en los países occidentales, particularmente en la etapa de la adolescencia, convirtiéndose en la enfermedad crónica más alarmante.

¿Qué es la Anorexia Nerviosa?

La persona con anorexia nerviosa piensa que a través del control de la comida, tendrán una mayor seguridad y de esta manera ocultan las situaciones emocionales que no saben gestionar.

Sin embargo, a medida que se va desarrollando la enfermedad, se produce un efecto paradójico, donde es la comida la que le controla, creando: distorsiones corporales; reglas muy rígidas acerca de los alimentos; rutinas de ejercicios intensos y exhaustivos; conductas compensatorias como vómitos y diuréticos/laxantes; aislamiento social; irritabilidad; en algunos casos depresiones y riesgo de suicidio…

En definitiva, la persona se somete a un maltrato físico y psicológico, donde ya no puede parar, agravándose cada vez más la situación.

Entonces cabe preguntarse ¿Qué factores influyen para que esto suceda?

Sin duda, la sociedad capitalista, basada en la imagen y márketing, en la que vivimos fomenta este tipo de trastornos, con gran vulnerabilidad en la etapa de la adolescencia, y más frecuentemente en mujeres que en hombres, aunque cada vez se encuentran más casos en varones.

Un autor que expone a la perfección este concepto de la nueva sociedad es Byung-Chan. En su libro, La Sociedad del Cansancio, relata cómo en esta nueva sociedad globalizada el ser humano se ha convertido en un individuo competidor y no colectivista, buscando siempre superar metas y ser el mejor, aunque nunca nada será suficiente, siempre se puede llegar más alto. Lo mismo ocurre con la imagen: siempre se puede comer más sano, estar más delgado/a, tener los brazos más tersos, ser alguien “fitness y más saludable”, “cuanto más delgado, más feliz”. …etc.

 ¿Cuáles son las Causas de la anorexia nerviosa desde la Terapia Familiar Sistémica?

Los síntomas de la Anorexia Nerviosa cumplen una función en un contexto de disfunción de las relaciones familiares y no en la causalidad directa de estímulo- respuesta (causa-efecto), ya que puede ser un fenómeno multicausal y relacional al mismo tiempo.

Desde el enfoque sistémico la persona desarrolla toda una serie de síntomas (pérdida de peso, ejercicio físico, vómitos y laxantes, reglas a la hora de comer, depresiones e irritabilidad…) como muestra de que algo en el sistema no funciona. A través del no comer, la persona se queda “parada” en su ciclo vital y no avanza en las distintas etapas y crisis del desarrollo, denunciando que no está preparada para seguir creciendo; al menos no, sin un cambio de estrategia y de relaciones dentro del sistema.

La persona así, recurre al control del peso y de la imagen corporal como medio para sentir seguridad dentro de la inestabilidad en la que se encuentra. Se convierte en adicta al poder que le produce manejar el peso y ver cómo sigue bajando la balanza: “Aquí sí mando yo”. No obstante, esta etapa dura poco, ya que con el paso del tiempo, la persona ya no siente que ella manda, sino que es la comida la que lo hace, con una voz interna muy intensa que le dice a todas horas: qué comer; cómo comerlo; en qué momento; con quién; cómo compensar la ingesta… Al igual que una adicción a una droga, la persona anoréxica ya no práctica la conducta anoréxica por placer de sentirse poderoso como al principio, sino más bien para no sentir el drama en el que vive. Ya no es una opción que se elige, es la ÚNICA forma de vida. Se trata de una anestesia; la venda en los ojos para estar “ciego”.

¿Por qué el modelo sistémico para el tratamiento de la anorexia nerviosa?

Teniendo en cuenta esta hipótesis, el tratamiento de este trastorno psicológico no  debe estar focalizado solo en la persona afectada sino en el sistema y las relaciones donde él o ella se desarrollan.

Según Fabián Melamed, terapeuta sistémico especializado en Trastornos de Conductas Alimentaria,  afirma tanto que la redes sociales y las relaciones significativas de la persona anoréxica son fundamentales para el éxito psicoterapéutico.

Por ello, el tratamiento desde este enfoque requiere de la participación de las personas que son más significativas para el/la paciente durante gran parte de la terapia familiar sistémica. De esta manera, se podrá visualizar qué patrones relacionales tiene el sistema y cuáles de ellos están impidiendo el buen funcionamiento y evolución.

No sólo se alude a la familia/pareja (que son fundamentales) sino también se explora el ámbito laboral/académico, los amigos y amigas importantes, aficiones y entornos cruciales donde la persona está inmersa.

En síntesis, se realiza una intervención global, cuyo objetivo es que la persona pueda enfrentarse a las crisis vitales sin necesidad de acudir al síntoma Anorexia, buscando seguridad en su propia identidad y su nueva forma de entenderse en sus distintos sistemas.

Fases del tratamiento de la Anorexia Nerviosa desde la Terapia Familiar Sistémica (ITAD)

  1. Fase asintomática: en esta primera fase se dan directrices a la familia y personas significativas para que el/la paciente, no recurra al síntoma anoréxico, recupere un estado aceptable de salud, manteniendo una dieta adecuada.
  2. Fase de recaídas: en esta fase el/la paciente va teniendo más autonomía y afrontando los cambios que produce dicha crisis. Es por ello que, nos podemos encontrar con ciertas recaídas como volver a purgarse o restringir la comida, sin embargo al haber superado la fase I, dichas recaídas se reconducen y sirven de aprendizaje.

En esta fase de recaídas se analiza cuál es la función de la Anorexia Nerviosa en cada caso en particular.

  • Fase de mantenimiento: es la fase de lo que podríamos denominar una “terapia común”. En este momento del tratamiento ya no está presente el síntoma anorexia, y busca un trabajo más enfocado a la identidad y el crecimiento personal.

Todas estas fases están inmersas en un protocolo de Intervención Sistémico interdisciplinar que proporciona un tratamiento integral:

  1. Terapia Individual y Familiar: desde el inicio del tratamiento la familia tendrá un protagonismo central tanto en la Anorexia como en una posible Patología Dual (Adicciones, Trastorno de Personalidad graves, otras). A medida que se avanza en la superación de los síntomas de la anorexia, el/la paciente asumirá la responsabilidad con sesiones de terapia individual y familiar.
  2. Terapia Grupal: con esta terapia se genera más adhesión al tratamiento, motivación y sensación de comprensión y acogimiento. Es por ello que, es un eje fundamental para el éxito de este programa.
  3. Seguimiento endocrinológico y médico: ITAD aboga por un tratamiento interdisciplinar donde todos los profesionales especializados en el trastorno formen una red de fuerte contención para el/la paciente.

Dicho trabajo en red entre profesionales de la salud es clave para la recuperación de estas personas.

  1. Intervención de los Contextos externos significativos: el enfoque sistémico que se práctica en ITAD, invita a las sesiones a las personas más importantes para el/la paciente de sus contextos más cercanos: colegio/universidad, amigos/as, trabajo, etc. De esta manera, se busca un mayor apoyo y cambio verdaderamente estructural.
  2. Grupo de Whatsapp 24 horas: se trata de una herramienta en el que el grupo de pacientes podrá usar siempre que sienta que los síntomas vuelven a aparecer o simplemente como medio de desahogo y así no recurrir al síntoma. El grupo siempre estará supervisado por un terapeuta para que no se pierda la esencia terapéutica del recurso.
  3. Tratamiento farmacológico: en los casos que sea necesario, ITAD dispone de un área de psiquiatría especializada en Trastornos de la conducta alimentaria (Trastornos de la Conducta Alimentaria). Los fármacos para la anorexia nerviosa más utilizados serían:
  • Antipsicóticos.
  • Ansiolíticos
  • Antidepresivos de tipo ISRS (Inhibidores de la Recaptación de la Serotonina)
  • Estabilizadores del estado de ánimo.

En resumen, la Anorexia Nerviosa, junto con el resto de Trastornos de la conducta alimentaria, supone un riesgo grave de la salud física y mental, que afecta especialmente a una población de riesgo: adolescentes (principalmente mujeres). La presión social y el funcionamiento familiar determinan el desarrollo de la persona y qué imagen tiene de sí misma, siendo la adolescencia una etapa donde se pone a prueba de forma constante la propia seguridad del yo.

Carmen Bermúdz

Carmen Bermúdz

Psicóloga Clínica

Directora de la unidad de Tratamiento de los Trastornos de la Conducta Alimentaria. 

Mónica Pabloz

Mónica Pabloz

Psicóloga de la unidad de Tratamiento de los Trastornos de la Conducta Alimentaria. Terapeuta Familia

Post Relacionados