Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Tratamiento de las adicciones en Madrid. Itad Sistémica

por | 16 May, 2018 | Tratamiento

Este artículo tiene el objetivo de dar a conocer, cómo es el tratamiento de las adicciones desde el modelo ITAD- centro especializado en adicciones. Abordará cuántos tipos de adicciones existen, los factores de riesgo y las distintas fases de una adicción.

¿Qué es una adicción?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es una enfermedad física, psicológica y emocional que se caracteriza por un conjunto de signos y síntomas, en los que se involucran factores biológicos, genéticos, psicológicos y sociales, y todo ello debido a la dependencia hacia una sustancia, actividad o relación. Para poder hablar de dependencia física y psicológica y por lo tanto de adicción, las personas tienen que presentar tres o más de los siguientes criterios en un período de 12 meses (Universidad Rafael Landívar):

  1. Fuerte deseo o necesidad de consumir la sustancia, de hacer una actividad o de estar con una persona.
  2. Dificultades para controlar dicho consumo, actividad o relación.
  3. Síndrome de abstinencia al interrumpir o reducir el consumo, actividad o relación.
  4. Tolerancia.
  5. Abandono progresivo de intereses ajenos al consumo de la sustancia, actividad o relación. (La persona cada vez invierte más tiempo en actividades relacionadas con la obtención, consumo o recuperación de los síntomas que provoca dicha actividad adictiva).
  6. Persistencia en el consumo de la sustancia o en realizar la actividad adictiva o en estar con persona u objeto de dependencia a pesar de percibir de forma clara sus efectos perjudiciales tanto en el plano físico, psíquico, social, emocional.

Fases de una adicción con y sin sustancia

  1. Experimentación: La curiosidad, el disfrute de nuevas sensaciones, la necesidad de evadirse de los problemas llevan a una persona a consumir algún tipo de sustancia, a realizar algún tipo de actividad o a estar de forma placentera con una persona, pudiendo posteriormente continuar con el consumo, actividad, persona o interrumpirlo/a.
  2. Uso: Al principio el compromiso con el consumo de la sustancia, actividad o persona es baja.No existe deterioro laboral, social o familiar. Habitualmente no se presentan episodios de abuso o intoxicación.
    • (Sustancia). Se consume los fines de semana o situaciones excepcionales.
    • (Actividad). Se realiza los fines de semana o algunos días de la semana.
    • (Persona). Se busca el encuentro algún día de la semana y/o fin de semana.
  3. Abuso: El consumo se hace de forma compulsiva o diaria. Sin darse cuenta la persona, va perdiendo poco a poco el interés por aquello que le hacía disfrutar (familia, amigas/os, trabajo, entre otros) y ahora su vida se centra en el cuándo y cómo poder consumir la sustancia, hacer la actividad o estar con la persona. Centra su atención progresivamente en estas necesidades. El abuso se da cuando hay un uso continuado de la sustancia o actividad a pesar de las consecuencias negativas derivadas de las mismas.
  4. Dependencia / Adicción: Consiste en la búsqueda de la sustancia, practicar la actividad adictiva o la necesidad de estar con la personas de forma compulsiva.Las relaciones con las amigas/os y familiares se deterioran, surgen problemas académicos y/o laborales.

Si se reduce la intensidad de la frecuencia del consumo o si se interrumpe bruscamente el consumo de la sustancia, actividad o persona, aparecerán síntomas de abstinencia. Hay conductas de riesgo, como por ejemplo uso de otras drogas, combinación de varias drogas, accidentes de tráfico, caídas, conductas violentas, promiscuidad sexual o riesgo de violaciones, etc.

¿Cuáles son los Factores de Riesgo para prevenir una adicción?

Los factores de riesgo son atributos o características individuales, familiares, situacionales o contextuales que incrementan la probabilidad del abuso y/o dependencia. La mayoría de los factores que desencadenan la posibilidad de contraer una adicción pueden ser diversos e interactúan entre sí, siendo más infrecuente que un factor único desencadene una adicción, por ejemplo: “me hice adicto por la influencia de los amigos/as”.

  1. FAMILIARES
    • Estilos Parental:El predominio de un estilo parental u otro, y la percepción que el adolescente tenga de sí mismo, aumentarán o disminuirán las probabilidades de uso, abuso y dependencia de una sustancia, actividad o persona, así como su mantenimiento posterior.Ejemplo: Estilos educativos parentales:
      • Autoritario (elevado control y baja calidez).
      • Permisivo (bajo control y elevada calidez).
      • Democrático (alto control y alta calidez).
      • Indiferente (bajo control y baja calidez).

      *El estilo democrático es el que menos influye en la probabilidad de generar dependencia.

    • Clima Familiar: Es otro factor a tener en cuenta, especialmente en lo que se refiere al control emocional negativo del padre y la madre.Según varios estudios, ha quedado demostrado que si uno de los padres o ambos, presentan dificultades en el autocontrol y regulación emocional, esto repercutirá negativamente y está relacionado con un mayor abuso y dependencia de las sustancias, actividades por parte de éstos.
    • El consumo de sustancias por parte de la madre y el padre: y sus actitudes con falta de crítica hacia el mismo, constituyen un factor alto de riesgo.
    • La presencia de algún trastorno psicológico de la madre o el padre: es un factor de alto riesgo en el uso o abuso de sustancias o actividades de los hijas/os.
    • Conflictos Familiares
    • Abuso sexual familiar
  2. INDIVIDUALES
    • Baja asertividad.
    • Trastornos de personalidad.
    • Baja autoestima.
    • Bajo autocontrol emocional.
    • Red de apoyo social escasa o nula.
    • Bajo rendimiento y fracaso escolar o laboral.
    • Elevada necesidad de aprobación social.
    • Dificultad en el manejo del tiempo libre.
    • Déficit de habilidades para tomar decisiones o resolver problemas.
    • Actitud favorable hacia el consumo de drogas.
    • Expectativas positivas respecto a las consecuencias del consumo.
    • Elevada necesidad de búsquedas de sensaciones nuevas.
    • Baja tolerancia a la frustración.
    • Agresividad.
    • Maltrato físico, sexual y/o psicológico.
    • Problemas psicológicos graves (Trastorno Bipolar, TDAH, Depresión, entre otros).
    • Presión del grupo hacia el consumo.
    • Relaciones de pareja donde uno de sus miembros consume.
    • Bajo apego al entorno relacional.
  3. FACTORES DE RIESGO CONTEXTUAL/CULTURALES
    • Disponibilidad y fácil acceso de las drogas.
    • Tolerancia social hacia el consumo de drogas.
    • Falta de recursos, difusión o facilidades para un ocio saludable.
    • Promoción de un consumo legal y permisividad social.
    • Clima social (competitividad, búsqueda de éxito, entre otros).
    • Los estilos de vida y creencias culturales acerca del consumo de sustancias u otras actividades adictivas.
    • Problemas relacionados con la migración: estrés cultural, problemas de integración, problemas de identidad, duelo cultural, entre otros.

¿Cuántos Tipos de adicciones hay?

Adicciones sin sustancia química

Cuando pensamos en una adicción siempre o casi siempre en lo primero que pensamos es en una sustancia “droga- Cannabis, Cocaína, entre otros”. Sin embargo, cualquier actividad normal percibida como placentera es susceptible de convertirse en adictiva. Si ésta se repite reiteradamente, se modificará la neuroquímica cerebral, perdiendo el individuo el control, lo que le lleva a realizar dicha actividad de forma continua a pesar de darse cuenta de la consecuencias negativas a nivel laboral, social, familiar y personal.

Adicción al juego, Juego Patológico o Ludopatía

Es importante tener en cuenta que el juego patológico no hace exclusivamente referencia a la tragaperras, sino que hoy en día engloba un gran número de juegos como por ejemplo el Póker, los juegos de apuestas online, etc. Se caracteriza por la incapacidad, por parte de la persona, para controlar su impulso a jugar o apostar de los que derivan conductas de juego que interfieren negativamente en la consecución de los objetivos personales, familiares y/o profesionales. En el jugador patológico, hay presente una frecuencia y creciente preocupación por el juego o por obtener dinero para jugar, con tendencia a rememorar experiencias lúdicas del pasado y a planear nuevas actividades. Aunque muchos niegan que su objetivo de juego es ganar dinero fácil y rápidamente dinero. A su vez, tienen una necesidad de incrementar el volumen o la frecuencia de las apuestas para conseguir la excitación deseada. En el caso de no poder jugar o al intentar reducir o dejar el juego, se origina una gran inquietud e intranquilidad.

Adicción al Trabajo

Se caracteriza por una implicación progresiva, excesiva y desadaptativa a una actividad laboral, con pérdida de control sobre donde se encuentra los límites del trabajo y la vida personal, y una interferencia negativa en la vida cotidiana (relaciones familiares y sociales, tiempo de ocio, estado de salud, etc.) (Fernández-Montalvo y Echeburúa, 1998). Cinco características de esta adicción:

  • Implicación elevada en la actividad laboral.
  • Impulso a trabajar debido a presiones personales o internas.
  • Poca capacidad para disfrutar de la tarea realizada.
  • Búsqueda de poder o prestigio.
  • Ideas sobrevaloradas acerca del dinero, éxito o poder.

Adicción al sexo

Se caracteriza por el exceso desbordante de deseos y de conductas sexuales que el sujeto se siente incapaz de controlar (Zapf, Greiner y Carroll, 2008). Las conductas sexuales se repiten en intervalos cortos (horas o escasos días) con distintas personas y sin reparar en las posibles consecuencias que pueda tener este tipo de comportamientos. Su único objetivo es el sexo coital y la eyaculación, para conseguir una gratificación personal y afectiva. Posibles problemas que puede generar:

  • Físicas (enfermedades de transmisión sexual).
  • Psicológicas (sentimientos de culpa y vergüenza, ruptura de pareja, soledad, etc.).
  • Sociales (pérdida de empleo, devaluación del estatus socioeconómico, etc.).

Adicción a las compras

Se caracteriza por la presencia de preocupaciones, impulsos y/o comportamientos de compra persistente, que se experimentan como irresistibles, intrusivos y sexualmente excitante sin poder controlarlos. Hoy las compras adictivas, no solo se hacen en las tiendas sino también online. Los adictos a las compras se sienten estimulados por el puro placer de comprar, de sacar la tarjeta de crédito, del clic de compra (internet) y de sentir tanto la excitación de las bolsas en la mano o el paquete recibido en 24 h en casa. Además, desea recibir la atención o gratificación tanto de los beneficiados del regalo como sentir una gratificación propia al poseer el producto, no por la utilidad o disfrute que se haga de los mismos.

Adicción a nuevas Tecnologías (Internet, Teléfono Móvil, Videojuegos, Redes sociales, entre otras)

Se caracteriza porque progresivamente sin darse cuenta la persona, cada vez le dedica más horas al uso de internet, Teléfono Móvil, Redes social, Videojuegos sin un trasfondo laboral o académico. Se produce un Aislamiento progresivo social y familiar. Se producen reacciones emocionales inadecuadas, cuándo se critica a la persona adicta o se le solicita que haga algo diferente. La persona trata de mantenerse activo o despierto a través de sustancias estimulantes como por ejemplo: Café, Red bull, Coca cola, hasta alta horas de la madrugada. Las excusas y mentiras comienzan a ser frecuentes, a fin de justificar u ocultar el comportamiento adictivo.

Adicciones con sustancia química

Una persona es adicta o dependiente a una sustancia, cuando padece un conjunto de signos y síntomas (físicos y psicológicos) relacionados con el estado de intoxicación periódica o crónica producida por el consumo repetido de la sustancia, caracterizado por:

Tratamiento de las adicciones en Madrid- ITAD Sistémica

Primer paso: en un primer momento, se aborda la demanda solicitada por los familiares, pareja o persona adicta. Posteriormente, se evalúa la situación actual (Problemas derivados de la adicción a nivel familiar, de pareja o individual) y si la persona presenta un abuso o dependencia a la sustancia, actividad o persona.

Segundo paso:Se evalúa la presencia de Patología Dual (Adicción y Trastornos de la Personalidad. Adicción y Trastorno Bipolar, Adicción y Trastorno de Conducta alimentaria, Adicción a otras drogas, entre otros) y se procede a tratarla de forma conjunta.

Tercer paso: Se inicia un programa de desintoxicación ambulatoria para aquellas adicciones con sustancia, y según la gravedad de la adicción, se indica y recomendará el ingreso y tratamiento hospitalario. En los casos que no se requieran de una desintoxicación, se inicia un proceso psicoterapéutico, a fin de mantener la abstinencia y cambiar comportamientos derivados del consumo, abuso y/o dependencia.

Cuarto paso: Genograma, Construcción de hipótesis y diagnóstico.

Quinto paso: Una vez finalizada la desintoxicación para aquellas adicciones con sustancia, se continúa con un programa para la deshabituación y rehabilitación que incluye: Terapia Individual, de pareja, de familia y grupal, según el caso. (Este programa es el mismo para las adicciones sin sustancia). Además en función de la valoración de los psiquiatras y psicólogos especialistas en adicciones, indicarán si fuera necesario un tratamiento psicofarmacológico. En cualquier caso, es necesario y de vital importancia que la persona reconozca su adicción y las consecuencias que le está generando. Para ello, se iniciará una exploración de la motivación para el cambio, ajustándose a la realidad de cada situación. A su vez, se abordan los distintos problemas individuales y relacionales que han mantenido y mantienen adicción. *También en este periodo se trabaja la prevención de posibles recaídas, paso clave en el tratamiento de adicciones.

Sexto paso: se procede a la fase de alta terapéutica con los siguientes criterios:

  • Abstinencia absoluta como mínimo un año.
  • Mejoría en las relaciones interpersonales y laborales.
  • Desarrollo de diferentes actividades de ocio alternativos al consumo, abuso o dependencia de las sustancia, actividad y persona.
  • Auto-cuidado físico, alimentario y emocional.

Séptimo y último paso: programa de seguimiento con una duración de 4 años, a fin de supervisar situaciones de riesgo, o posibles recaídas. “El Tratamiento de las adicciones en Madrid. ITAD SISTÉMICA incluye un abordaje multidisciplinar con expertos especializados en adicciones que integra las dimensiones biológica, psicológica, relacional y cultural.”

Artículo escrito por:

Eduardo Brik

Eduardo Brik

Médico Psicoterapeuta

Director de ITAD y  del “Máster en Terapia Familiar Sistémica” y presidente de la Asociación “Terapias Sin Fronteras”
Web: https://eduardobrik.com
Correo: info@itadsistemica.com

Borja Cuellar

Borja Cuellar

Psicólogo

Licenciado en Psicología (UCJC)
Máster Oficial de Psicología Clínica y de la Salud (UCJC)
Autor del Blog: “que piensa un psicólogo”

Post Relacionados

Share This