Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
91 429 94 00 info@itadsistemica.com

Trastorno por Atracón desde la Terapia Familiar Sistémica

por | 12 Jun, 2019 | trastornos Conducta alimentaria

Este artículo tiene como objetivo mostrar lo que supone padecer un Trastorno por Atracón, qué diferencias tiene con otros trastornos de la conducta alimentaria, sus causas y cómo debe tratarse desde la Terapia Familiar Sistémica.

¿Qué es el Trastorno por Atracón?

El Trastorno por Atracón es un trastorno de la conducta alimentaria donde la persona tiene episodios de atracones que se  producen por problemas emocionales.

En cada atracón, se ingiere una gran cantidad de comida, en un periodo de tiempo pequeño, que no se corresponde con lo que se ingiere en una situación normal. La frecuencia de los atracones puede variar según la gravedad del trastorno. Según el Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales V (2013), los episodios se pueden dar:

  • Leve: 1 a 3 episodios a la semana
  • Moderado: 4 a 7 episodios a la semana
  • Grave: 8 a 13 atracones a la semana
  • Extremo: 14 o más atracones a la semana

Lo que lo caracteriza es el no poder parar, incluso con la sensación de estar lleno o con dolor en el estómago. Se trata de una compulsión, donde hay una sensación de descontrol, y solo el seguir comiendo puede calmar las emociones.

En el momento en que se para, las consecuencias son un malestar emocional y físico intenso, donde la culpa y vergüenza toman el papel protagonista.

En este tipo de trastorno psicológico se dan ciclos muy cortos con picos de ansiedad o emociones, seguidos de atracones, con consecuencias de culpa, vergüenza e incluso, depresión. Algunas personas que padecen esta enfermedad deciden ir solas a pedir ayuda, pero suelen ser derivadas a nutricionistas o endocrinos, que únicamente trabajan el tema alimentario desde un modelo exclusivamente biológico, de modo que, nos encontramos con personas que se convierten en expertos en dietas y en alimentación  “sanas” que derivan en obsesiones en torno a la comida.

¿En qué se diferencia el Trastorno por Atracón de los demás trastornos de la conducta alimentaria?

La diferencia por excelencia que nos podemos encontrar entre el Trastorno por Atracón del resto de Trastornos de la Conducta Alimentaria es la compensación de la ingesta.

En la Anorexia Nerviosa, la persona tendría una conducta restrictiva con la comida durante un tiempo prolongado a fin de conseguir contrarrestar la sobreingesta del atracón. Además, en los casos de Anorexia los atracones no suelen ser frecuentes, sino más bien se producen por el hambre al no estar comiendo y son muy ocasionales.

En el caso de la Bulimia Nerviosa, existen atracones de forma frecuente, también con la sensación de descontrol y de no poder parar, pero después existe una compensación con vómitos, laxantes o ejercicios extenuantes.

Causas del Trastorno por Atracón desde la Terapia Familiar Sistémica

El trastorno por Atracón está profundamente relacionado con las emociones y en especial con la ansiedad. Es bien conocido por todos/as que a veces la comida es capaz de calmar nuestras emociones más intensas.

La comida tiene la función de reparador o amortiguador emocional, relegando las emociones a un segundo plano, pero por supuesto sin resolverlas. En el instante en el que la persona termina con el atracón, le invade una sensación de vergüenza y culpa que refuerza las emociones que le llevaron a la ingesta de comida.

Desde el modelo Sistémico se considera que cuando las personas comienzan a valerse por sí mismas, existen momentos en los que se estancan por varios intentos fallidos o por emociones desbordantes que, les generan una sensación de incapacidad y una debilidad yoica.

Es aquí donde la comida cumple su función, sirviendo de vía de escape, incluso de fuerza para poder seguir enfrentándose a su crisis vital. No obstante, esta estrategia de usar la comida se vuelve en su contra cuando se pierde la noción de quién usa a qué y viceversa. Se convierten en esclavas/os de la comida y ya es una necesidad para afrontar el día a día y sus emociones.

¿Características del Trastorno por Atracón que nos pueden indicar que un/a hermano/a, amigo/a, pareja etc padece este trastorno psicológico?

Frecuentemente estas personas se aíslan por culpa y vergüenza, puede resultar difícil ayudarlas o incluso ser conscientes de que puede existir un problema. Sin embargo, existen una serie de conductas que pueden ayudar a confirmar sospechas de que algo va mal, aunque no se conozca qué ocurre. Estas podrían ser, entre otras:

  • Aislamiento a la hora de las comidas por vergüenza de la cantidad que se ingiere.
  • Sobrepeso o un aumento considerable del Índice de Masa corporal.
  • Comer rápido y con ansiedad.
  • Comida escondida en distintos sitios: armarios, debajo de la cama…
  • En algunos casos, robos de dinero para comprar “comida basura” fuera del hogar.
  • Desaparición de comida nada más hacer la compra.
  • Nivel elevado de ansiedad que precede al atracón y le siguen sentimientos de culpa y vergüenza.

¿En qué consiste el tratamiento del Trastorno por Atracón desde la Terapia Familiar Sistémica?

Sesiones individuales y familiares

Desde el modelo sistémico se busca siempre un cambio tipo II, es decir un cambio estructural y para ello es esencial que el sistema donde está inmersa la persona sea parte del proceso terapéutico y así de la solución. Por otro lado, los espacios individuales son necesarios para un mejor vínculo terapéutico y poder analizar la función del síntoma en cada caso.

Terapia Grupal

Es el punto esencial del tratamiento, siendo crucial en la adherencia y motivación al mismo. De todas las funciones que cumple la terapia grupal, en los Trastornos de la Conducta Alimentaría:

  1. Primera Fase: Conciencia de enfermedad, disminución de la ansiedad y contención emocional, disminuir sentimiento de soledad, crear esperanza, alcanzar una flexibilización cognitiva, y una comprensión del comportamiento familiar.
  2. Segunda Fase: apoyo social y psicológico frente a las crisis, asertividad y relaciones sociales.
  3. Grupo de WhatsApp 24 horas

Dirigido por un psicoterapeuta de la unidad de ITAD. Será un grupo de WhatsApp donde se encuentran todos/as los pacientes del programa de Trastornos de Alimentación de ITAD, siendo un recurso más para estas personas cuando no puedan poner en práctica ninguna estrategia en su sistema más cercano. Tiene una función de contención que aunque no lo usen, ayuda a las personas a sentirse más seguras y cuidadas.

Psiquiatría y Psicofarmacología

En algunos casos se necesita de medicación para potenciar los resultados del tratamiento, así como la adherencia al mismo. Los fármacos más comunes son:

  • Antidepresivos ISRS, como La Fluoxetina.
  • Anti-impulsivos, como la Iamotrigina o el Topiramato
  • Ansiolíticos, siempre en menor medida y para momentos puntuales de picos de ansiedad, ya que generan mucha dependencia.

En resumen, el trastorno por atracón es un tipo de trastorno de la conducta alimentaria no tan conocido socialmente como la Anorexia o Bulimia Nerviosa, pero que afecta a un gran número de personas. La expresión  emocional y el ritmo de vida con el cual se vive son factores que ayudan a las personas a comer por ansiedad o para enfrentar a distintas crisis vitales. Una buena seguridad de uno misma/o y una buena conexión cuerpo son las bases para construir otro tipo de estrategias realmente funcionales.

La terapia sistémica en su modalidad tanto familiar como individual y grupal son necesarios  para conseguir cambios persistentes y a largo plazo.

Como afirmaba Nietzsche: “Cada cual es para sí mismo el más lejano”. Esta frase se podría relacionar con cualquier enfermedad mental, incluso es inherente a la propia existencia humana. Sin embargo, esta desconexión de uno mismo que propone el filósofo describe a la perfección la desconexión corporal de las personas que sufren un Trastorno por Atracón. Su identidad está muy lejos en esos episodios, generando una inseguridad e inestabilidad en el propio ser, que no puede menos que desfigurarse cada vez más. Es la labor del psicólogo que la persona reconozca los aspectos positivos de su yo, que pueda conectar con sus emociones y de esa manera, dotarle de la fuerza necesaria para afrontar su problemas psicológicas.

Carmen Bermúdz

Carmen Bermúdz

Psicóloga Clínica

Directora de la unidad de Tratamiento de los Trastornos de la Conducta Alimentaria. 

Mónica Pabloz

Mónica Pabloz

Psicóloga de la unidad de Tratamiento de los Trastornos de la Conducta Alimentaria. Terapeuta Familia

Post Relacionados