91 429 94 00 info@itadsistemica.com

Tratamiento del Alcoholismo desde el Enfoque Sistémico

por | 25 Abr, 2018 | Tratamiento

Este artículo tiene como objetivo dar a conocer cómo es el tratamiento del alcoholismo desde el Enfoque Sistémica y qué es lo que garantiza su éxito.

Hoy en día, el consumo de alcohol sigue aumentando y se ha constituido en una práctica habitual y extendida en España (un 10% de los españoles bebe a diario; entre los hombres, la cifra sube al 15%, frente al 4,5% de las mujeres INE, 2016).

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) el consumo de alcohol, está asociado con el riesgo de desarrollar problemas de salud y salud mental (200 enfermedades y trastornos) como por ejemplo: Alcoholismo, Depresión, Cirrosis Hepáticas, Demencia, Cáncer, Enfermedades Cardiovasculares, Enfermedades Infecciosas (Tuberculosis y VIH/sida), entre otras.

A pesar de ello, cuando se hace referencia o se piensa en el término “droga”, el alcohol no es considerado por gran parte de la población como droga sino como una bebida social.

“El alcohol ha sido y es considerado por la O.M.S. (Organización Mundial de Salud) una de las drogas más peligrosas a nivel bio-psico-social por encima de otras como por ejemplo la cocaína”.

¿Cuáles son los Signos y Síntomas del Alcoholismo?

El alcoholismo es una de las enfermedades más graves que, no solo afecta directamente a la persona adicta al alcohol, sino también y en especial a las familias, parejas y entornos más significativos (trabajos, amigos/as, entre otros).
El origen y su aparición no pueden explicarse por una única causa, sino por la relación de múltiples causas que interactúan entre sí.

Síntomas más destacados:

  • Nerviosismo.
  • Temblores.
  • Fatiga.
  • Depresión.
  • Palpitaciones (sensación de latidos cardíacos fuertes).
  • Dolor de cabeza.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Palidez.
  • Conjuntivas rojas.
  • Hiperagudeza sensorial (alta sensibilidad a la luz, los sonidos, el tacto, entre otros).
  • Estupor, somnolencia, letargo.
  • Sudoración, en especial en la cara o en las palmas de las manos.
  • Pérdida del apetito.
  • Ansiedad.
  • Duelo.
  • Obnubilación de la conciencia.
  • Dificultad o embotamiento en el pensamiento.
  • Insomnio, o dificultades para quedarse dormido.
  • Alucinaciones.
  • Delirio (pérdida severa y aguda de las funciones mentales).
  • Delirium tremens inducido por la abstinencia del alcohol.
  • Amnesia (episódica o persistente como en el Síndrome de Korsakoff).
  • Deterioro cognitivo y demencia por déficit vitamínico.
  • Intento o consumación del Suicidio.
  • Enfermedades de transmisión sexual (SIDA, hepatitis víricas)

Consecuencias sociales:

  • Maltrato y abandono.
  • Bajo rendimiento laboral y académico.
  • Accidentes de tráfico y laborales.
  • Consumo asociado con otras drogas.
  • Grandes pérdidas económicas.

Fases del Tratamiento del Alcoholismo- Modelo ITAD

Evaluación

Llevamos a cabo la evaluación del alcoholismo, con un conjunto de entrevistas y cuestionarios que han demostrado su eficacia y validez en la detección y diagnóstico.         Eduardo Brik y Borja Cuellar

La Primera Entrevista en el Tratamiento del Alcoholismo (Enfoque Familiar Sistémico)

  • Se convoca al paciente identificado, a los familiares que puedan acudir u otros miembros significativos del entorno de la persona adicta.

El adicto generalmente niega el problema que tiene, encubriendo su dependencia o adicción. Por el contrario, la familia que quiere colaborar, aportará información fidedigna del problema lo que permitirá contrastar con la que nos ha aportado el paciente alcohólico/a, y ayudará además al diseño de una adecuada línea de intervención.

A su vez la familia, actuará como una agente colaborador que acompañará en todo momento a la persona alcohólico/a cuando no pueda estar solo especialmente en las primeras etapas de la desintoxicación, y actuará como agente protector de recaídas desde un acto de amor y no desde un acto de control.

“El alcoholismo es una enfermedad crónica, que “enferma” no sólo al que bebe sino a todo el que vive con él/ella”

  • Es un momento para llevar a cabo una escucha comprensiva de la familia, teniendo en cuenta que cuando llegan a consulta están todos agotados y decepcionados

Los familiares del alcohólico/a cuando acuden a consulta llegan con poca esperanza, por ello, desde el principio de la entrevista se transmitirá a la familia, que dejar el alcohol es un proceso largo y con muchas dificultades, pero al mismo tiempo es muy satisfactorio y supone un crecimiento personal y familiar.

  • Es un espacio para la descarga emocional familiar, con el fin de eliminar tensiones e ir reparando las heridas provocadas por la presencia del alcohol en sus vidas, modificando las dinámicas de las relaciones minadas hasta el momento por el consumo.

El “malo” es el alcohol, no el familiar alcohólico. Lo que hay que combatir es la adicción no al familiar alcohólico.

Gracias a la primera entrevista terapéutica Sistémica, la familia comienza a entender que el alcohol ha ocupado mucho espacio en sus vidas y, una vez que desaparece, se prepararan para llenar los “espacios vacíos” que deja la ausencia de alcohol.

Intervención en el Tratamiento del Alcoholismo desde el Modelo Sistémico

Principios básicos a tener en cuenta:

  • Los individuos, parejas y familias siempre son observadas desde un punto de vista relacional e interaccional, dónde los problemas psicológicos/psiquiátricos son el producto de una secuencia circular y no de un pensamiento lineal causa-efecto, es decir, los problemas provienen de intercambios disfuncionales del pasado y/o del presente entre cada uno de los miembros del sistema.
  • El alcoholismo desde el enfoque sistémico es considerado como una disfunción del sistema familiar que ha sido desencadenado por un desequilibrio en su funcionamiento o porque el individuo (alcohólico) ha sido el que ha generado el desequilibrio en la familia y en sus relaciones.
  • La familia, pareja y contextos más próximos, siempre que sea posible son clave para el tratamiento, ya que pueden ser parte del problema y de la solución.
  • Se intervine sobre los patrones disfuncionales de interacción y comunicación familiar y de pareja, a fin de modificar o construir nuevos modelos de relación más sanos, sin que la sustancia alcohol este presente.
  • A diferencia de otros modelos psicológicos, desde el abordaje Sistémico, se plantea que no es imprescindible que la familia tenga que esperar hasta que el alcohólico/a decida acudir al tratamiento, se puede empezar a trabajar con ella, a partir del sufrimiento que provoca el consumo en la interacción familiar, dónde ya no se tolera más dicha situación.

Son frecuentes las entrevista familiares, en las cuales se evalúan las dinámicas familiares y se dan pautas precisas a las familias para acceder que el paciente alcohólico acuda a iniciar el programa de tratamiento.

Pasos en el Tratamiento del Alcoholismo- ITAD

Primer paso: en un primer momento, se aborda la demanda solicitada por los familiares, pareja o persona adicta al alcohol. Al ser una situación de crisis, se evalúa la situación actual, consumo desenfrenado con conductas inadecuadas, agresividad, deterioro físico-psíquico, deterioro de las relaciones familiares, caídas, accidentes de tráfico, pérdidas de conocimiento, etc.
Se explora la preocupación tanto individual y familiar del consumo como sus consecuencias, con la finalidad de evaluar sí la persona presenta un abuso o dependencia con el alcohol.

Segundo paso: Se evalúa la presencia de Patología Dual (Adicción y Trastornos de la Personalidad. Adicción y Trastorno Bipolar, Adicción y Trastorno de Conducta alimentaria, Adicción a otras drogas, entre otros) y se procede a tratarla de forma conjunta.

Tercer paso: Se inicia un programa de desintoxicación ambulatoria para el alcoholismo o en su defecto, y según la gravedad del problema, se indica y recomienda el ingreso y tratamiento hospitalario.
En los casos que no requiera desintoxicación se inicia un proceso psicoterapéutico, a fin de mantener la abstinencia y cambiar comportamientos derivados del consumo.

Cuarto paso: Genograma, Construcción de hipótesis y diagnóstico.

Quinto paso: Una vez finalizada la desintoxicación, se continúa con un programa para la deshabituación y rehabilitación que incluye: Terapia Individual, de pareja, de familia y grupal, según el caso. Además se indica un tratamiento psicofarmacológico en función de la valoración de los especialistas.
En cualquier caso, es necesario que la persona reconozca el problema y sus consecuencias, dada la negación que hace todo adicto de su consumo.
Desde este punto, se inicia una exploración de la motivación para el cambio, ajustándose a la realidad de cada situación.
A su vez, se abordan los distintos problemas individuales y relacionales que han mantenido y mantienen adicción.

*También en este periodo se trabaja la prevención de posibles recaídas.

Sexto paso: se procede a la fase de alta terapéutica con los siguientes criterios:

  • Abstinencia absoluta como mínimo un año.
  • Mejoría en las relaciones interpersonales y laborales.
  • Desarrollo de diferentes actividades de ocio alternativos al consumo.
  • Auto-cuidado físico, alimentario y emocional.

Séptimo y último paso: programa de seguimiento con una duración de 4 años, a fin de supervisar situaciones de riesgo, o posibles recaídas.

“El tratamiento del alcoholismo desde un enfoque Sistémico incluye un abordaje multidisciplinar que integra las dimensiones biológica, psicológica, relacional y cultural.”

¿Tratamiento del Síndrome de Abstinencia del alcohol?

Fases de síndrome de abstinencia del alcohol sin ningún tratamiento farmacológico (Guías Clínicas Basadas en la Evidencia Científica Socidrogalcohol)

  • Primera Fase: tiene lugar en las primeras 24 h cuando se interrumpe el consumo habitual de alcohol. La sintomatología con la cual cursa esta fase es: ansiedad, inquietud, náuseas, anorexia, insomnio, sudor facial, temblor ligero, taquicardia fluctuante, hipertensión, entre otros (la intensidad varía según el grado de intoxicación aguda).
  • Segunda Fase: es un periodo crítico y de vital importancia para el tratamiento del alcoholismo que tiene lugar entre las 24 y 72 horas tras la interrupción de la ingesta de alcohol.

Dicha fase puede cursar con los siguientes síntomas: inquietud, agitación, temblores moderados con movimiento constante de los ojos (diaforesis), nauseas, vómitos, anorexia y diarrea, taquicardia e hipertensión arterial sistólica superior a 160 mmHg.

También pueden aparecer ilusiones perceptivas, alucinaciones visuales o auditivas; desorientación y confusión, con períodos de reorientación y convulsiones generalizadas.

  • Tercera Fase: puede aparecer a las 72 y 96 horas pero todo dependerá del caso y se corresponde con la aparición del “delirium tremens”, que cursa con fiebre, hipertensión, taquicardia, delirium, sudoración profusa y temblores generalizados.

*El tratamiento de desintoxicación del síndrome de abstinencia siempre debe de ir seguido de un tratamiento de deshabituación por profesionales especializados (Itad).

Existen dos formas de llevarlo a cabo:

  • Ambulatorio.
  • Ingreso hospitalario en una unidad especializada.

*El 70 % de los pacientes con síntomas leves o moderados (tratamiento del alcoholismo) realizan una desintoxicación ambulatoria, la cual es tan efectiva como la realizada mediante la hospitalización o ingreso, con la ventaja añadida de tener un menor coste económico.
*Para atenuar la sintomatología predominante del síndrome de abstinencia se procederá a la utilización de psicofármacos, vitaminas y régimen dietético, descanso y actividad física. En el caso de existir patología psiquiátrica asociada se procederá a su tratamiento.
*El programa de tratamiento para el síndrome de abstinencia siempre será individualizado y personalizado.

Tratamiento Farmacológico del Alcoholismo

El Tratamiento farmacológico que se lleva a cabo en ITAD es el siguiente:

  • Topiramato y Carbamezapina

Fármacos dirigidos a disminuir los mecanismos diversos del deseo de beber y el uso compulsivo de la bebida alcohólica.

  • Disulfiram o Cianamida Cálcica

Fármacos dirigidos a bloquear la enzima aldehído-deshidrogenasa que interviene en el paso del acetaldehído a acetato,

Para la ansiedad que provoca el síndrome de abstinencia y durante un tiempo limitado se prescriben ansiolíticos del tipo de Clonacepam o Cloracepato Dipotasico.

Los objetivos del tratamiento farmacológico son:

  • Provocar la aversión al consumo de alcohol.
  • Disminuir el refuerzo asociado al su consumo.
  • Disminuir la intensidad de los síntomas del síndrome de abstinencia.
  • Disminuir el deseo de ingerir alcohol.
  • Aumentar la capacidad de control.
  • Prevenir recaídas.

Terapia de Grupo en el Tratamiento del Alcoholismo

La evidencia científica ha demostrado que la terapia de grupo es uno de los componentes más efectivos del tratamiento del alcoholismo y crucial para la prevención de recaídas.

¿Por qué?

  • La terapia de grupo en el alcoholismo incide en uno de los síntomas más importante, la negación.
  • El grupo actúa como agente externo de control que contribuye a evitar o disminuir los episodios de recaída.
  • Dependiendo en la fase del tratamiento del alcoholismo que se encuentre la persona, el grupo sirve de modelado y generalización de las experiencias, con lo que aumenta el potencial de aprendizaje de estrategias y de concienciación.
  • Facilita que los miembros del grupo detecten signos sutiles de próximas recaídas que permiten una intervención temprana.
  • El grupo facilita al alcohólico compartir y sentirse identificado con otras personas, comunicar libremente sus necesidades sin miedo a ser juzgado y hacer una valoración crítica de sí mismo y su situación, al verse reflejado en el resto de los miembros.
  • Favorece el compromiso individual de cambio. “La presión grupal ayuda a fomentar dichos cambios”.

A su vez, el grupo sirve de apoyo social y relacional, debido a que cuando la persona deja el consumo también pierde aquellas relaciones vinculadas a la adicción.

“La terapia grupal facilita que la persona no se sienta sola y aprenda a relacionarse con personas no vinculadas al consumo”

Finalmente, el grupo funciona como un todo, donde cada miembro es un pilar esencial para que ese todo siga avanzando sin dejar a nadie atrás.
Las terapias grupales incluyen a las familias con una frecuencia quincenal, lo que potencia y refuerza los objetivos terapéuticos propuestos.

Artículo, escrito por Eduardo Brik y Borja Cuellar

Eduardo Brik

Eduardo Brik

Médico Psicoterapeuta

Director de ITAD y  del “Máster en Terapia Familiar Sistémica” y presidente de la Asociación “Terapias Sin Fronteras”
Web: https://eduardobrik.com
Correo: info@itadsistemica.com

Borja Cuellar

Borja Cuellar

Psicólogo

Licenciado en Psicología (UCJC)
Máster Oficial de Psicología Clínica y de la Salud (UCJC)
Autor del Blog: “Que piensa un psicólogo”

Post Relacionados